La fórmula Biden-Harris: Un peligro para la relación comercial entre México y Estados Unidos

joe-biden,-aspirante-democrata-a-la-casa-blanca,-hace-su-primera-aparicion-publica-desde-marzo

Por: CTMX Finazas

Muchos no lo saben, pero la fórmula de candidatos a la Presidencia y VicePresidencia de Estados Unidos del Partido Demócrata se han pronunciado en contra del acuerdo comercial existente entre México, Estados Unidos y Canadá.

La candidata a la VicePresidencia Kamala Harris fue una de los 10 Senadores que votaron en contra del acuerdo comercial en el congreso estadounidense, y la única representante de un estado fronterizo que votó de esa manera.

Asimismo, el candidato Biden dijo en agosto de 2019, que se oponía a la firma del citado tratado comercial.

Por lo tanto, algunas analistas señalan que si la fórmula demócrata gana las próximas elecciones, el tratado comercial podría entrar a revisión o inclusive se podría dar marcha atrás al mismo.

Las consecuencias de la cancelación del tratado comercial serían desastrosas para la economía mexicana y para la estadounidense, ya que traería las siguientes consecuencias:

– Encarecimiento de medicinas al no bajarse el plazo de protección de patentes biomédicas.

– Entrada a productos de países con mano de obra deficiente como la China Comunista, al no haber reglas de procedencia para productos como el aluminio y el acero.

– Perdida de más de 80,000 empleos que se crearían en la región en la industria automotriz.

– Disminución de salarios de los trabajadores de la región, cuyo incremento ya había sido acordado en razón del tratado.

– Se pondrían barreras para las transacciones financieras digitales entre las tres naciones, para entrar a un esquema cerrado parecido al de la China Comunista.

– Disminución generalizada de inversión en los tres países y por ende, menos crecimiento económico.

– No habría protección a los derechos laborales de los trabajadores, por lo que nos acercaríamos más a un esquema laboral como el que tiene la China Comunista.

Los estadounidenses tienen en noviembre próximo una cita con la historia, al enfrentarse en las urnas dos modelos de nación, uno preocupado por el progreso tanto de empresarios y trabajadores, y otro que pretende imponer una ideología de izquierda radical que parece obedecer más a los intereses dictados por la cúpula del Partido Comunista Chino, que por la población estadounidense.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: