¿Qué fue de Diego Capel?

¿que-fue-de-diego-capel?

Un 16 de febrero de 1988, en Albox, municipio de la provincia de Almería con alrededor de 11 mil personas hoy en día, nació Diego Ángel Capel Trinidad. Sus primeras patadas a un balón se las daría con el equipo de su pueblo natal, el Olula. Sin embargo, pronto comenzaría a captar la atención de los grandes clubes de España. Tanto que el Barcelona consiguió convencerle a él y a su familia para llevárselo a La Masía.

No obstante, el separarse de los suyos no fue nada fácil. Algo que propició abandonar el Barcelona y, por ende, su vuelta a Almería. Para muchos significaría haber dejado pasar uno de los trenes más importantes de su trayectoria futbolística. Pero es que, aun así, Diego Capel seguiría creciendo cerca de su familia a pasos agigantados. Después de un paso fugaz por el CD Oriente, daría el salto al Sevilla, equipo que desembolsó cerca de 20 mil euros por él.

Así, ese esfuerzo económico se vería pronto rentabilizado con el nivel de Diego Capel en las categorías inferiores hispalenses. Con sólo 16 años ya jugaba con el Sevilla Atlético en Segunda División B. Poco después, Joaquín Caparrós le hizo debutar como profesional en Primera División en un Sevilla-Atlético de Madrid el24 de octubre de 2004. Su crecimiento en la entidad sevillista era imparable, a la par que ya era convocado con la Sub-17 y Sub-19 de España (ganó un Europeo en 2006).

Irrupción en el primer equipo y debut con España

Luego de seguir sumando minutos con los “mayores”, tanto en Liga como incluso en la antigua Copa de la UEFA (formó parte de la plantilla de la 1ª en Eindhoven y de la 2ª en Glasgow), en 2007 pasaría a ser jugador del primer equipo a todos los efectos. Casualmente, con la marcha de Juande Ramos, fue un hecho que ocurrió con el nombramiento de Manolo Jiménez, entrenador del filial hasta entonces, que, además, logró el curso anterior el ascenso del Sevilla Atlético a Segunda División. De ese modo, Diego Capel, a sus 19 años, gozaría de más oportunidades que nunca.

Sus cifras hablan por sí solas (sumando Liga, Champions League y Copa del Rey): 42 partidos, cuatro goles y cinco asistencias. Unos registros que refrendaban la apuesta del Sevilla por Diego Capel, convirtiéndose en una de las grandes sensaciones de España. Destacando por ser un extremo veloz, escurridizo para cualquier defensa, además de contar con una zurda de oro. Ese mismo curso lo cerró sumando sus dos primeros títulos nacionales con una Copa del Rey y una Supercopa de España. No obstante, su mayor premio llegó un 20 de agosto de 2008, cuando debutó con España coincidiendo con el primer partido de Vicente del Bosque como seleccionador.

Un impulso que le sitúo como jugador habitual en los onces titulares de Manolo Jiménez. Ese cúmulo de grandes actuaciones en las temporadas posteriores, entre las que cosechó otra Copa del Rey, en la que él mismo marcó el gol que abrió la lata a los cinco minutos contra el Atlético de Madrid en el Camp Nou en 2010. Además de otro Europeo, esta vez con la Sub-21. Esto propició que muchos ya le auparan a los olimpos de los grandes futbolistas. Incluso es mítica aquella portada en la que sitúan a Diego Capel al nivel de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Viaje por Europa

Sin embargo, con el paso de los años, la llegada de nuevos jugadores, además de la consecuente bajada de rendimiento, propició la salida de Diego Capel del Sevilla después de siete temporadas desde que debutara con el primer equipo. Su destino fue el Sporting de Portugal, previo pago de un traspaso de 3’5 millones de euros. Fue una experiencia que le permitió recuperar el nivel futbolístico. Tal fue su impacto en el equipo lisboeta, que llegó hasta semifinales de la Europa League en su primer curso, donde fueron eliminados por el Athletic Club de Marcelo Bielsa (precisamente, fue uno de los goleadores en el partido de ida en el José Alvalade).

Después de cuatro temporadas con los ‘leones’, una Copa de Portugal conquistada y un buen puñado de goles y asistencias (16 y 30, respectivamente), llegó el momento de volver a hacer las maletas. Fue en 2015 cuando se marcharía al Genoa italiano por 1’3 millones de euros. Sin embargo, fue menos duradera de lo esperado. Sólo un curso con penas 21 partidos y minutos residuales, sin contar casi para Gian Piero Gasperini, actual entrenador de la sorprendente Atalanta.

Vuelta a España con posterior destino Malta

Por ello, de nuevo tuvo que buscar otro destino. Esta vez fue Bélgica, con el Anderlecht. También duró sólo una temporada en el equipo púrpura, también con pocos partidos en su haber, aunque con otro título más: la liga belga. Así, tras su periplo europeo de cuatro años, tocó volver a España. Eso sí, pasó una temporada sin equipo hasta volver a encontrar la felicidad futbolística. Fue cuando el Extremadura, recién ascendido a la Liga Smartbank por aquel entonces, sorprendió a todos anunciando el fichaje de Diego Capel.

Tampoco gozó del máximo éxito a nivel individual, con tan solo 15 partidos en la entidad extremeña, aunque sí consiguió el máximo del colectivo: la permanencia en Segunda División. Por tanto, cerró su etapa en el Extremadura sólo un año después tras no renovar su contrato. De nuevo, Capel tuvo que pasar varios meses sin equipo hasta que el 29 de enero de este mismo año se hizo oficial su fichaje por el Birkirkara de Malta. Sin duda, un destino de lo más exótico que le permitió volver a recuperar la sonrisa futbolística a sus 32 años. Incluso reconoció en una entrevista a AS que allí le recibieron como un auténtico rey.

Pero la mala suerte se cruzó en su camino. Con sólo tres partidos y un gol anotado, la pandemia por el COVID-19 azotó al mundo entero. Eso significó la pausa de todas las ligas y deportes del mundo. Malta no iba a ser una excepción. Al final, la cancelación definitiva de la liga maltesa provocó que su experiencia en el Birkirkara acabase antes de lo esperado y sin apenas poder disfrutar. Por ello, finalizó su vinculación con el equipo de Malta y quedó libre nuevamente.

Durante este último mercado de fichajes, según apuntaron varios medios rumanos, Diego Capel sonó como posible fichaje del ‘Spanish’ Dinamo Bucarest. Un equipo que pertenece a una empresa dirigida por dos españoles, Pablo Cortacero (presidente) y Rufo Collado (director deportivo). Además, el CEO también es español (Álex Couto), junto a un total de seis más en la plantilla: Tomás Mejías, René Hinojosa, Isma López, Aleix García, Borja Valle y Juan Cámara. Pero no cuajó.

Ahora, Diego Capel se encuentra sin equipo. No es la primera vez que le toca afrontar esta situación a quien fuera internacional con España y cuyo palmarés luce un par de Copas de la UEFA, de Copas del Rey o de Supercopas de España y Europa. Porque como señaló en su entrevista a AS, el fallecimiento de su gran amigo Reyes cambió su forma de ver la vida. «Hay que aprovechar cada momento. Agradezco poder seguir disfrutando de esta profesión, que es preciosa. Ojalá poder hacerlo durante muchos años más». La oportunidad acabará llegando.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: