Dani Barrio: «Es una situación un poco extraña rotar en la portería»

dani-barrio:-«es-una-situacion-un-poco-extrana-rotar-en-la-porteria»

Todo lo que va consiguiendo le cuesta un mundo. Es usted un luchador.

He dado unas cuantas vueltas en esto del fútbol y he estado en Segunda B hasta la pasada temporada, que surgió la oportunidad de jugar en Segunda con el Numancia. Soy un luchador. Todo el mundo debería serlo y este es el camino que me ha tocado recorrer.

¿Esta oportunidad ha tardado en llegarle?

Creo que sí. Esto años he estado a un buen nivel. Si me hubiera llegado antes esta oportunidad, ¿por qué no habría dado el mismo nivel que ahora?

Sus vueltas…

Tras empezar en el Sporting B estuve en el Oviedo con Pacheta (entrenador). No entramos en playoff pero era un equipo trabajado. Nos tocó en el grupo con Lugo, Sporting, Castilla… En Copa nos tocó el Athletic. Pacheta tenía un estilo diferente al del Elche, jugado con muchos balones largos, y ha conseguido un ascenso que poca gente se esperaba.

De ahí al Leganés.

Llegué a jugar dos partidos en Segunda y porque se lesionó Serantes. El debut fue contra el Mallorca en Son Moix y ganamos 0-2.

Y al Melilla…

Cuando estás una temporada donde no juegas es difícil encontrar un destino de un nivel parecido. Nos tocó dar un paso atrás y volver a Segunda B. En el primer año nos costó salvar la categoría porque nos encontrábamos en una situación malísima. Había deudas. Pero me quedé cuatro años porque el proyecto era atractivo y las cosas iban cada vez mejor. Encontré otras facetas del futbolista como ser líder e implicarte en un proyecto. El último año rozamos el ascenso y jugamos en Copa contra el Real Madrid. Cuatro años muy buenos que no olvido jamás.

Aquella eliminatoria de Copa contra el Real Madrid…

Fue una locura porque nunca había ido el Real Madrid a Melilla y la gente estaba como loca. Las entradas se agotaron y hubo que poner en el estadio gradas supletorias. Fue un espectáculo. Estaba la opción de jugar en el Bernabéu, pero yo preferí jugar en casa porque tenía ganas de vivirlo con la gente. Era todo un Real Madrid que venía de perder contra el Barcelona cuando echaron a Lopetegui. Fue 0-4. No fue una actuación mala. Tuve varias paradas y te sirve para valorarte al máximo nivel. Tras el cese de Lopetegui el Real Madrid fue a Melilla con todo. Plantamos cara, pero se nota la diferencia entra Segunda B y Primera.

¿Con quién se intercambió la camiseta?

Con Courtois. Hablé poco con él porque se iban rápido para coger el avión. Además me tocó prensa y televisión y era todo un poco ajetreado.

¿Cómo se explica que el Numancia acabase la primera vuelta con 32 puntos y terminase descendiendo?

La primera vuelta fue espectacular y dábamos un nivel increíble. Cuando nos fuimos de vacaciones creo que todos, y yo me incluyo dentro del paquete, nos confiamos en que la categoría ya estaba salvada y que la segunda vuelta sería sencilla. Perdimos a dos jugadores importantes como Carlos Gutiérrez y Guillermo. Llegaron Bernardo y Erik (Morán), pero les faltaba un poco de ritmo porque venían de estar sin jugar. Y entre la mala dinámica, el confinamiento y que cuando fuimos a jugar los últimos 11 partidos tuvimos una plaga de lesiones bestial, sumamos 50 puntos y no nos dio. Fue una auténtica pena. Nadie se esperaba que el desenlace final iba a ser ese.

Inexplicable.

Una pena. Yo había renovado por dos años. El club tenía un proyecto para seguir creciendo. 2020 es maldito en todos los aspectos porque al final es una locura. Se juntó todo y no hubo manera de sacar cabeza. Se hizo imposible.

Supongo que es una experiencia para aplicar en Málaga.

Pues sí. Después de ganar al Sporting y ahora en Sabadell… Si esto me toca en el primer año, igual yo soy de los que me envalentono un poco o me dejo llevar por la dinámica de puntos. Mi experiencia en Segunda me dice que hay que tener mucha tranquilidad y que esto es superlargo. Es verdad que todo lo que vayas metiendo en el bolsillo es buenísimo, pero hay que tener los pies en el suelo. No podemos entrar en estos vaivenes de que cuando ganas dos partidos seguidos parece que vas a pelear por el ascenso y cuando pierdes dos, por todo lo contrario. Hay que tener una calma y estar siempre estable. Esta categoría es muy traicionera.

¿Cómo surgió lo del Málaga?

Después del descenso. Además se juntó que no se sabía si iba a haber Liga de 24 equipos. Tuve contactos con el Málaga y desde primeras estábamos todos en la misma onda. Pero hubo que esperar mes y pico para ver la decisión de la Liga. Lo último que quería era faltar el respeto al Numancia. Tenía contrato, pero con cláusula liberatoria en caso de descenso. Y como hasta agosto no se ratificó la Liga de 22, no se podía firmar nada. Si se hubiese decidido Liga de 24, habría cogido el coche para Soria otra vez. Un verano raro.

¿Cómo vivió el confinamiento?

Me tocó en Soria solo porque no pudimos salir de ahí, con la familia y mi pareja lejos. Ahora es igual porque mi chica es de Melilla y no puede salir de ahí. Se hace largo y pesado.

Lo de los positivos…

Estamos tomando las medidas adecuadas y no se están asumiendo riesgos. Esperemos que siga así. Tocamos madera porque, además de evitar problemas para las familias, se restarían efectivos para el equipo. Ojalá no haya positivos en ningún equipo y podamos salir de este túnel. Son nueve meses y esto se hace largo.

¿Qué hizo Manolo Gaspar para convencerle?

Lo primero de todo es que te llama el Málaga. Mire, si el Málaga no estuviera en esta situación, probablemente no habría levantado el teléfono para llamarme. Siento que es una oportunidad única en la que puedo estar en un gran club. Si te llama el Málaga y te explica cómo van a estar las cosas, debes tener confianza en el trabajo de Manolo, que se está ratificando. Es el escaparate. Es un club tan grande como el Málaga, que es verdad, está en un momento complicado. Pero no puedes dejar pasar estas oportunidades porque la carrera de un futbolista es corta y después de todo lo que me ha costado, si te llama el Málaga no le puedes decir que no.

¿Cree que el equipo está estabilizado?

La estabilidad nos la van a dar los puntos y la situación en la Liga porque al final puedes hablar de muchas cosas externas y temas económicos, pero si luego el equipo no funciona en el campo y no consigue puntos, no hay estabilidad. Nuestro objetivo es hacer 52 puntos. No digo 50 sino 52 por si acaso y si los podemos hacer en febrero o marzo, mejor que en abril. Los jugadores debemos estar al margen de todo lo que pueda haber extradeportivo y centrarnos en lo nuestro. Hacer nuestro trabajo para que nadie nos pueda achacar nada e ir sumando poco a poco, con calma, sin volvernos locos y siendo muy conscientes de dónde venimos, que en la jornada tres llegaron diez compañeros nuevos, sin hacer pretemporada juntos, sin conocernos. Y creo que las cosas están yendo bastante bien para cómo se había presentado el verano.

Pretemporada dentro de la temporada.

Empecé jugando con dos semanas de pretemporada y mucha gente también. Nosotros también estábamos con el tema del Numancia, que no podíamos entrenar con el equipo. Y luego hubo compañeros que cuando se hizo el ERE dejaron de estar. Gente nueva, una situación complicada y diferente porque no puedes hacer esa cohesión de equipo, no puedes entrenar ni conocer a los compañeros y al final tienes que ir poco a poco conociéndolos. Es atípico y lo pone un poco más difícil, pero es un reto y de momento lo estamos haciendo bien. ¡Que siga así!

¡Qué duro es un ERE!

Pues sí. Sobre todo para el que le toca. Es una situación complicada. Al final la viabilidad del club dependía de eso y los que están al mando han determinado que es la mejor decisión para que el Málaga vaya adelante. Hay un administrador que tiene que buscar la viabilidad del club y es lo que está haciendo.

Tiene una buena competencia con Juan Soriano.

Es una situación un poco extraña rotar en la portería porque no se suele rotar, pero bueno. Te lo puedes tomar de dos maneras: puedes enfadarte porque estás jugando bien y te quitan o puedes trabajar duro para rendir cuando te toque la oportunidad. Porque si el día que te toca jugar no funcionas, entonces el problema ya lo tiene uno mismo. Cuando toca jugar hay que hacerlo lo mejor posible y cuando no toca hay que sumar para el equipo. Es nuestro trabajo.

¿Le sorprende este sistema de rotación?

Sí me sorprende. Es un poco extraño, pero al final te adaptas y sabes que debes estar preparado. Todos los compañeros están rotando. El míster quiere dar oportunidades a todos para tenerlos enchufados. Al final es el que manda y nosotros lo que tenemos que hacer es aceptar lo que nos dice y estar preparados. Si en el césped no rindes, no puedes achacar otras cosas.

¿Qué tal es Pellicer?

Una persona cercana. Ha tenido que trabajárselo mucho. Ha tocado mucho barro, como se suele decir, mucha Segunda B. Está agarrando la oportunidad. Ya la agarró el año pasado en una situación complicada y ahora está trabajando bien, con muchas ganas e ilusión que es lo que intenta transmitir, que él también tiene una oportunidad increíble al igual que el cuerpo técnico. Esa unidad, ganas y hambre que tienen tanto el cuerpo técnico como los jugadores son importantes y marcan un poco de diferencia con otros equipos que no tienen tantas ganas de reivindicarse como podemos tener muchos de los que estamos aquí en el Málaga.

El domingo les espera la Ponferradina.

Complicado, como todos. Creo que este año han hecho un buen equipo, se han reforzado muy bien. Esta categoría no te deja de sorprender. El Sabadell va allí y gana 0-3. Luego ganan en Alcorcón 0-1 y van a Mallorca y pierden 3-0. Es todo una moneda al aire en cada jornada. Cuatro o cinco puntos te cambian diez posiciones y la clasificación se está poniendo como la pasada temporada. Cualquiera te puede ganar.

El Espanyol parece estar muy por encima.

Es el único, junto al Mallorca, que está muy bien, que está marcando diferencias con el resto. Cada uno lleva dos goles encajados en once jornadas. Es una auténtica salvajada. Cuando quieren apretar el acelerador, ganan los partidos. El año pasado no había estos equipos. El Espanyol se va a desmarcar y puede conseguir uno de los ascensos más fáciles de las últimas temporadas.

¿Quién es su referente como portero?

Me tocó la época de Buffon y siempre ha sido en el que más me he fijado. Me tocó una buena época de porteros porque estaban Buffon, Casillas, Valdés… hubo buena remesa, pero siempre me decanté por el italiano. Era muy completo en todo y bajo palos tenía unos reflejos increíbles y hay que ver su longevidad. Ha estado 20 años al máximo nivel. Eso es porque es uno de los mejores de la historia y el referente con el que he crecido viéndole.

¿Cuánto tiene de contrato con el Málaga?

He firmado dos con opción a una tercera temporada. Depende de los partidos que pueda jugar el año que viene. Espero que me quieran tener otro año más.

¿El Málaga puede ser el sitio ideal para cumplir ese sueño de jugar en Primera División?

Ojalá. Todo el mundo tiene sueños e ilusiones y hay que ser ambicioso, pero con tranquilidad. Esto no se consigue de un día para otro y este es un proceso donde hay que hacer las cosas bien. Ahora estamos haciendo las cosas bien y esperemos a ver si, en un futuro cercano, se puede conseguir ese sueño. Y qué mejor que conseguir ese ascenso en Málaga y estar en una plantilla de Primera División. Pero ahora mismo son sueños e ilusiones y lo que toca es Ponferrada y día a día. Esto es así.

Una pena todo esto de la pandemia.

Una pena porque con el tema este no se puede hacer absolutamente nada. Los futbolistas dependemos de nuestros estados físicos. Entrenar y estar en casa. Un positivo no ayudaría en nada al equipo ni a uno mismo. Yo ya conocía la ciudad porque de Melilla a Málaga es la salida directa que había. Es una ciudad que me encanta. Una calidad de vida increíble, un clima espectacular. Lo tiene todo.

Y La Rosaleda…

El año pasado vine aquí como rival y nos remontaron el partido por el empuje del público en aquella segunda parte. Esperemos que dentro de poco pueda entrar gente. Ese estadio con 20.000 personas como mínimo aprieta mucho. El año pasado lo viví y espero que este año los rivales lo puedan vivir también en contra.

 

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: