La noche negra que siguen recordando en la ‘Mannschaft’: «Ayer mismo hablamos de ello»

la-noche-negra-que-siguen-recordando-en-la-‘mannschaft’:-«ayer-mismo-hablamos-de-ello»

El entrenador de Alemania, Joachim Löw, ha asegurado que los ataques terroristas que se perpetraron en París el 13 de noviembre de 2015 siguen estando muy presentes en la mente de los futbolistas alemanes. Esa trágica noche, la ‘Mannschaft’ disputó un amistoso contra Francia en el Stade de France.

«Es algo que discutimos muchas veces cuando estamos juntos. Justo ayer, durante el desayuno, hablamos de esa terrible noche. Fue una experiencias que se asocia al miedo y a muchas muertes. Fue un día que no olvidaremos nunca», aseguró el técnico alemán en la rueda de prensa previa al partido del sábado ante Ucraina (20:45h) de la Liga de Naciones. 

Aquel viernes 13 de 2015 París vivió una serie de atentados mortales con más de 130 víctimas mortales y 300 heridos de diversa consideración. Y todo empezó en los aledaños del Stade de France, en Saint Denis, donde tres terroristas yihadistas se inmolaron haciendo explotar sus cinturones explosivos. Dos cerca del estadio y otro en un McDonalds que hay muy cerca. 

Nunca se acabó de esclarecer si los terroristas querían entrar en el recinto para inmolarse dentro y crear más daño; pero claro está que el objetivo era atacar a los aficionados cuando estuviesen reunidos para entrar o salir del campo. Afortunadamente, hicieron mucho menos mal del que pretendían.

Las explosiones se produjeron durante la primera mitad del partido, cuyo resultado fue lo de menos (2-0 para los ‘bleus’). Según relataron algunos de los asistentes del partido, dos de las explosiones se escucharon claramente desde el estadio, pero pensaron que se trataba de fuegos artificiales. De hecho, en la retransmisión televisiva, se escucharon las dos detonaciones pero, en efecto, parecían petardos fuertes. 

A pesar del aviso, se disputaron los 90 minutos de juego y no se comunicó nada de lo sucedido a los aficionados hasta el fin del encuentro, con el fin de evitar el pánico y el riesgo de una avalancha humana.

Tras el pitido final, la situación de nerviosismo fue tal, con la gente sobre el terreno de juego y evacuando el estadio poco a poco, que los alemanes decidieron que ellos no se movían del vestuario. Que se quedaban a dormir allí. Y así hicieron. Mientras esto sucedía, París vivía una ola de terribles ataques yihadistas que tuvieron como epicentro y masacre final el teatro musical ‘Le Bataclan’.

La selección francesa, en un acto solidario que, seguro, tampoco han olvidado los miembros de la ‘Mannschaft’, se quedaron con ellos en los vestuarios a pasar la noche. La mañana siguiente fueron trasladados al aeropuerto de Charles Degaulle fuertemente escoltados para regresar a territorio alemán.

Continuar Leyendo en Sport.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: