Rodri alcanza su sueño tras el Madrid, el Atlético y el Barça

rodri-alcanza-su-sueno-tras-el-madrid,-el-atletico-y-el-barca

Con apenas 20 años todavía, la vida futbolística de Rodrigo Sánchez Rodríguez (Talayuela, Cáceres, 17-02-2000) ha dado una barbaridad de vueltas hasta que el Betis le permitió el pasado sábado la ocasión de debutar en Primera y hacerlo nada menos que en el Camp Nou, contra el Barcelona y ante Messi. El mediocentro ofensivo saltó al campo para disputar los últimos minutos de un partido que los verdiblancos ya daban por perdido. Manuel Pellegrini tuvo este guiño con el chaval… y con el club: el debut supone que su cláusula de rescisión pasa a ser de 20 millones de euros.

Pocos futbolistas podrán contar que pertenecieron al Real Madrid, al Atlético y al Barcelona, aunque en este caso (de momento) sólo puedan referirse a sus canteras. Y que lo hicieron además cuando no habían cumplido aún los 15 años. Zurdo, formado en la Escuela de Fútbol de Navalmoral como el ahora sevillista Óliver Torres, Rodri salió de su tierra siendo un alevín para probar una pretemporada con el Real Madrid, que le cedió acto seguido a uno de sus filiales, el Canillas.

Fue el Atlético de Madrid el siguiente que llamaría a su puerta. Con el infantil B de los rojiblancos, Rodri se convirtió en el segundo máximo goleador de su categoría. Pero meses después se marchó el Espanyol, donde apenas si duró una temporada. Se había interesado en él nada menos que el Barcelona, para su Cadete B. Allí coincidió, entre otros, con Ansu Fati. Con apenas 14 años, el ahora futbolista verdiblanco ya había probado en los tres grandes del fútbol español. En ninguno de ellos encontró su sitio, tal vez por la difícil adaptación de un chaval que salió tan pronto de Extremadura, o también porque en las canteras de los años recientes la estatura (ahora se acerca al 1,70, entonces era también más pequeño que la media) se ha vuelto algo fundamental.

Tras dar otro brinco de una punta a otra de España, del Barcelona al Deportivo de La Coruña, el Betis decidió ficharle en 2016. A Heliópolis entró prácticamente como juvenil y fue saltando etapas hasta que en 2018 pasó a formar parte del filial verdiblanco, el Betis Deportivo. Ya había hecho alguna pretemporada con el primer equipo e incluso jugaría algún amistoso con Rubi y Setién antes de que Pellegrini le diera su primera ocasión oficial en la elite, nada menos que en el Camp Nou y ante uno de esos grandes clubes que ya le probaron hace algunos años. Rodri, que sigue actuando con el filial bético en Segunda B cuando no va convocado por los mayores, ya le ha ganado la primera gran batalla al destino. Ahora quiere triunfar.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: