Prepelic y Williams ponen la quinta en el Valencia Basket

prepelic-y-williams-ponen-la-quinta-en-el-valencia-basket

El Valencia Basket puso la quinta victoria en su casillero tras un último cuarto donde superaron a un Panathinaikos que está en plena búsqueda de su identidad tras la marcha de Calathes al Barcelona. Tras tres cuartos muy parejos, los taronjas amarraron la victoria con el brillo incontestable de dos de sus fichajes más discutidos hasta la fecha. Hermannsson, en la dirección, y Derrick Williams, en la anotación, aglutinaron todo el juego de los locales. Y con más aciertos que errores, el saldo fue más que positivo. Ponsarnau se marchó contento. No sólo por la victoria sino por haber sumado, por fin, dos soldados más para la causa.

No obstante, el MVP fue Klemen Prepelic, otro que ya asomaba por la puerta y que ante el Panathinaikos la tiró abajo de una patada. Su planilla da una pincelada de un jugador que generó por todos los lados: 18 puntos (con sólo un tiro de campo errado), seis asistencias y 26 de valoración. Lo necesitaba Valencia Basket, justo ahora que Sastre y Marinkovic aún van a estar fuera por bastante tiempo.

El esloveno dio continuidad a la mejoría que apuntaba en los últimos duelos y se marcó dos primeros cuartos impolutos. Ni una mancha en una estadística perfecta: 13 puntos sin fallo en el tiro, dos asistencias y tres faltas recibidas para un 18 de valoración en el primer tiempo, con 13 minutos de juego. El esloveno abrió el melón con una asistencia a Kalinic y cinco puntos seguidos y lo cerró con dos libres y un triple sobre la bocina. Con las manos en alto se fue al descanso. ¡Por fin!, parecía gritar al cielo.

Pero la soberbia actuación del escolta tampoco le sirvió al Valencia para abrir mucha brecha. Se fue sólo cuatro arriba en parte por la formidable actuación de Mitoglou (11 puntos y 3 rebotes) y Papapetrou (9+5), en los primeros 20 minutos. Fueron dos cuartos irregulares, anárquicos… con fallos incomprensibles, como el de Williams intentando un mate a lo Dominique Wilkins, y defensas blandas. Al margen de Prepelic, San Emeterio puso un poco de cordura a muchos ataques taronjas. En el fango es donde mejor se maneja el santanderino. 11 puntos, dos triples incluidos, rescató el Santo del barrizal en el que se estaba convirtiendo el duelo.

Papagianis salió del vestuario un minuto antes que el Valencia Basket, tras el descanso. Un parcial de 2-8 de salida puso el 47-49 en el electrónico. Y a un triple de Prepelic le siguió otro de Bochoridis. Fue la última ventaja griega en todo el duelo (50-52). Las defensas seguían endebles y para un jugador tan inteligente como Kalinic esto se convertía en una bicoca por momentos. El serbio no estaba fino de cara al aro por lo que se dedicó a asistir. Con un triple de Tobey, el Valencia dio un tironcito (68-61, min. 29). Pero en un minuto de desconexión casi deja la renta en nada (70-66).

El Panathinaikos llegó al último cuarto dentro del partido, justo donde quería. Un triple de Bentil lo puso a tiro (71-69, min. 31). Sin embargo, aparecieron dos jugadores casi inéditos esta temporada para alegría (o alivio) de Chechu Mulero: Hermannsson y Derrick Williams. 11 puntos para el americano y 9 más dos asistencias para el islandés en el cuarto definitivo. No dieron opción a los griegos. Tres triples seguidos de los taronjas (Tobey, Williams y Hermannsson) pusieron la puntilla (91-78, min. 37).

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: