Cuando Melamed superó a Ansu Fati

cuando-melamed-supero-a-ansu-fati

Cuando David Gallego hizo debutar a Nico Melamed ante el Lucerna suizo en agosto de 2019 ya sabía que aquel iba a ser el comienzo de una gran historia entre el joven talento y el Espanyol. Todos en Sant Adrià se habían percatado de las cualidades del menudo jugador, que incluso en la temporada 2016-17 fue la sensación en la División de Honor de cadetes por encima de Ansu Fati, quien de un año menor ya jugaba a todos los efectos en el Cadete A azulgrana.

En aquella temporada Melamed superó los números del actual jugador del Barcelona. El futbolista participó en los 30 partidos del campeonato y anotó 28 goles, convirtiéndose en el máximo goleador. Al margen de ser un futbolista combinativo, capaz de actuar en todas las posiciones de ataque, demostró aquel curso más que otros su facilidad para ver portería, algo en la que ya está destacando en LaLiga SmartBank: suma tres goles y dos asistencias en 482 minutos, por lo que en cada partido de media participa en una acción que finaliza en un tanto para el Espanyol.

«Siempre fue el 10. Recuerdo de Infantil A algún partido en el que lo pusieron de falso nueve, pero él siempre jugó de interior en un 4-3-3 o de mediapunta en el 4-2-3-1», comentó Robert Cuesta, responsable de captación y técnico de la cantera perica por aquel entonces. «Ya se le veían las cualidades. Era un elegido con un carácter especial y la familia le ayudó a estar siempre muy centrado. Ellos tuvieron claro que el Espanyol era un buen sitio para estar a gusto«, valoró.

Ansu Fati, de un año menor a Melamed, jugó esa campaña 25 encuentros con el Cadete A del Barcelona y logró convertir 21 tantos, muy meritorio teniendo en cuenta que era su primer año en la categoría y que padeció una lesión. A partir de ahí, ambas trayectorias siguieron de la mano. En la campaña 2017-18, coincidieron de nuevo en la Liga Nacional de Juveniles. Melamed jugó 15 partidos con su equipo y nueve con el de División de Honor: marcó solamente tres goles en quizás su campaña más difícil. Fati alternó el cadete A con el Juvenil B. Entre ambos anotó 14 tantos en 24 encuentros.

«En juveniles le aceleramos el proceso. Hay jugadores que lo piden con su rendimiento y cualidades, pero no vale para todos. De primer año ya lo subimos al Juvenil A y de segundo año debutó con el filial», explica Cuesta. En su último curso en el fútbol formativo, su segundo año de juvenil, de nuevo se vieron las caras en la División de Honor. Melamed jugó 26 encuentros y marcó 15 goles, por 18 tantos en 21 partidos del extremo. Dos trayectorias parecidas de dos talentos que apuntan a ser los iconos de Barcelona y Espanyol. «Nico quería triunfar en el Espanyol», finaliza Cuesta.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: