El 1×1 del Real Madrid: impotencia y descaro juvenil

el-1×1-del-real-madrid:-impotencia-y-descaro-juvenil

La maldición del anfitrión azotó al Real Madrid de nuevo. Pablo Laso lo intentó remediar de mil y una formas, pero sin triunfar en ninguna. Los cambios se sucedieron a más revoluciones de lo habitual sin premio. No dio con la tecla; ni él, ni ninguno de los que estaban sobre la pista. Cuando el segundo cuarto agonizaba, los blancos se vieron 24 puntos abajo, el más difícil todavía después de los 18 de semifinales, y terminaron perdiendo de 15. La frescura de Abalde y Alocén, junto a Tavares, luz en una noche aciaga. 

Alberto Abalde. Bien. Después de sumar menos minutos de lo esperado, arrancó expulsando con celeridad sus ganas acumuladas. Quería quedarse en la pista y lo hizo, de manera ininterrumpida, hasta entrado el segundo cuarto. Suyos fueron los primeros 5 puntos del Real Madrid y algún que otro mareo a la farragosa defensa azulgrana. «Hemos sido superados claramente», dijo al descanso, 21 abajo. Lo siguieron siendo, pero el gallego no bajó los brazos. En el último cuarto, cogió las riendas y redujo la diferencia a 11 puntos hasta en dos ocasiones. Ilusión que se quedó en eso, pero que se deposita en él. Valoración: 12.

Carlos Alocén. Bien. Y en el base maño. Por primera vez en esta Copa, fue suplente. Tuvo su primera aparición punzante con un 2+1 frente a Westermann y, al final, su línea ascendente es de lo poco que puede sacar el Real Madrid hoy. Descaro juvenil en sus minutos, que se materializan en nueve puntos y tres asistencias. Cuando compartió pista con Abalde, se vio al mejor Madrid. Valoración: 13.

Walter Tavares. Notable. Intimidó y anotó de manera notable (17 puntos, 9 rebotes y 5 tapones), pero se quedó corto. Dejó claro, con dos tapones seguidos a Brandon Davies, por ejemplo, que es un muro casi imposible de rebasar; pero hoy, el Barça, estaba para bordar lo imposible. A 3:38 del final del tercer cuarto, se cargaba con su cuarta falta, pero se mantuvo vivo hasta el final, Instant Replay de por medio. Al Real Madrid, sin él, le suele subir la fiebre; hoy, ni con el gigante en pista. Valoración: 28.

Gabriel Deck. Suficiente. Se vio ampliamente superado por Mirotic en el duelo posicional y no pudo anotar hasta la mitad del segundo cuarto. Con Smits, la historia tampoco mejoró. Llegaba al partido como el principal candidato al MVP, si el Madrid se coronaba, y se marchó con el peor más menos de la final (-23). Triste desenlace para un jugador que, una vez más, ha demostrado lo que vale… con una renovación por firmar. Valoración: 14.

Sergi Llull. Suspenso. Intentó revitalizar al equipo en varias ocasiones, pero fracasó en todas. Enérgico pero impreciso, como todos. Sus triples, como siempre, fueron signos de esperanza; pero sólo fueron dos de ocho intentos. El Real Madrid necesitaba un reacción increíble y no pudo, como suele ser habital, disfrazarse de ello. Valoración: -3.

Fabien Causeur. Suspenso. Llegaba tras ser decisivo en semifinales. Rompió el primer parcial sangrante del partido (0-14), en lo que fue un espejismo de otra aparición oportuna. Tras firmar una Copa notable, se marcha con escasa aportación en la final. Valoración: -2.

Usman Garuba. Bien. Más frescura juvenil. Entró en el tercer cuarto, con indicaciones claras (defender a Calathes) y como la enésima carta de Pablo Laso. Mostró actitud y subió las revoluciones… hasta que pudo. Llegaba tras una lesión muscular y su cuerpo dijo basta de forma reiterada. Valoración: 2.

Trey Thompkins. Suficiente. Sufrió, y mucho, en defensa. Tarde al puntear a Rolands Smits, diminuto ante Mirotic… No era el mejor día para bailar con ellos. Superado, como Deck, se quedó corto en la zona y no apareció en unos triples que se echaron de menos. Valoración: 8

Jaycee Carroll. Suspenso. Àlex Abrines le ganó la partida, tanto ofensiva como defensivamente. Le secó y le dejó en un cero de cinco en triples. Rara avis. El catalán, en cambio, termina la competición con un impoluto ocho de ocho. Valoración: -11.

Nico Laprovittola. Suspenso. El argentino pasó de puntillas por la final. Al igual que por el resto de la Copa, en la que sólo ha sido capaz, en total, de sumar dos puntos. Llegaba tras superar el coronavirus y en un estado de forma dubitativo y, entre unas cosas y otras, firma una competición para olvidar. Valoración: -1.

Felipe Reyes. Suficiente. Jugó tres minutos y aportó dos puntos, dos rebotes y una asistencia. Poco más se le puede exigir al capitán blanco, que no ha podido redondear una Copa de récord (frente al Valencia, se convirtió en el jugador con más minutos de la competición). Valoración: 5.

Alex Tyus. Suspenso. Paso anecdótico. Llegó para que Tavares no se «muriera», pero sus minutos en pista, por lo general, son pocos y hoy, en una gran cita, aún menos. Tres minutos y una falta personal, nada más. Valoración: -1.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: