James vuelve a ser James

james-vuelve-a-ser-james

Vigaray, Eguaras, Jair… y también James. Juan Ignacio Martínez no sólo ha conseguido la resurrección general del Real Zaragoza— 14 puntos en siete jornadas—, sino que está consiguiendo que varios de los jugadores más relevantes de la plantilla hayan elevado notablemente su rendimiento individual. El último en conseguirlo es el volante zurdo nigeriano James Igbekeme, con dos titularidades consecutivas y un rendimiento apreciable, con gol incluido, después de un año y medio de contratiempos musculares y clara pérdida de protagonismo.

James Igbekeme, de 25 años y con contrato hasta 2023, fue una apuesta del anterior director deportivo Lalo Arantegui, quien lo fichó del Gil Vicente, de la segunda división portuguesa, por apenas 150.000 euros. Su primera temporada, la 2018-19, fue notable —35 partidos y un gol—, hasta el punto de que Víctor Fernández salió públicamente a ponerle el cartel de intransferible, después de que el Granada hubiera ofrecido 2,5 millones de fijo por su traspaso. Pero su aportación al Real Zaragoza disminuyó significativamente el curso pasado, primero, por el enfado del jugador, tras frenarse su traspaso y no recibir de forma inmediata una prometida mejora salarial, y segundo, por encadenar una verdadera plaga de lesiones, que le privaron de poder disputar el ‘playoff’ y que le tuvieron de baja prácticamente toda la pretemporada.

Esta campaña, ya con Baraja como entrenador, tampoco la inició con buen pie, y otras dos roturas fibrilares le tuvieron muchas semanas de baja. Y de indiscutible pasó a transferible. En el Real Zaragoza se replantearon seriamente su futuro, colocándolo en oferta en el pasado mercado invernal, junto a Vuckic, Larrazábal, Nick, Papu, Guitián o Raí, aunque en su caso, nunca como cedido, sino en una operación de traspaso que hubiera permitido financiar otros fichajes.

Pero el fútbol siempre da revancha y James Igbekeme fue la gran sorpresa en la alineación de JIM en La Rosaleda. Sorpresa gratísima, porque el nigeriano cuajó una gran primera parte coronada con un gol y se ganó con creces seguir en el once titular en la Nova Creu Alta de Sabadell. También allí rozó el gol en dos ocasiones y fue de los mejores, pese a que fue relevado a media hora del final por Nieto, un cambio que, precisamente, no le sentó bien al equipo aragonés.

James vuelve a ser James, con la esperanza de que las lesiones le den tregua para beneficio de un Zaragoza que ha vuelto a la vida con Juan Ignacio Martínez, pero que todavía tiene que ganar muchos partidos para conseguir mantener la categoría.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: