La reconstrucción del Madrid

la-reconstruccion-del-madrid

Pese a los buenos resultados de la temporada (campeón de la Supercopa, líder de la Liga y cuarto clasificado en la Euroliga), solo era cuestión de tiempo que las debilidades en la plantilla del Real Madrid salieran a flote. Lo hicieron el domingo en la final de Copa, donde los blancos llegaron a ir 24 puntos abajo (31-55, en el minuto 21). Demasiado han tardado, incluso, en quedar tan patentes, casi tres meses después de la marcha de Campazzo a la NBA. Porque el Madrid lleva 50 partidos exactos este curso con un balance de 39 victorias y 11 derrotas, el mismo que hace un año tras ganar la Copa en Málaga y mejor que en 2019 (38-12) y que en 2018 (36-14) justo antes de la Décima. Unos buenos resultados (gran trabajo de técnicos y jugadores) que han tapado agujeros y han camuflado lo evidente, que a día de hoy está por detrás del Barça y con menos opciones que otros años de llegar a la Final Four y pelearla.

Por Doncic vino Prepelic y luego Laprovittola, por el Facu nadie y por Jordan Mickey y el lesionado Randolph, Alex Tyus. A lo que hay que sumar que los veteranos lo son más: Reyes, en un mes 41; Carroll, en dos 38; Rudy, en mes y medio 36; Causeur y Llull tienen 33. Rudy, además, estará varias semanas de baja por «una lesión lumbar», zona de la espalda de la que ha sido operado tres veces, lo que preocupa mucho.

Los jóvenes (Alocén y Garuba, y algo menos Abalde) aún tienen por delante aprendizaje. A la fuerza, toca reconstrucción, cambio de roles y fichajes en un momento de apreturas económicas. Un proceso que acometerá Pablo Laso. El técnico ha dejado claro que quiere continuar y en el club ya dijeron que seguirá hasta que él quiera. Una negociación ahora sí en marcha y que podría culminar pronto. Sería la sexta renovación del técnico desde que llegara en el verano de 2011.

Jugadores como Laprovittola (ha hecho un gran esfuerzo por disputar la Copa tras superar el coronavirus, muy lejos físicamente del buen nivel exhibido en diciembre y enero) y Tyus saldrán. Reyes colgará las botas y Carroll, en principio, también, aunque aún no se ha pronunciado definitivamente. Garuba está pendiente del draft para conocer mejor sus opciones de futuro y el club ejercerá la opción de renovación por dos años con Deck, pero su cláusula de salida NBA se mantendrá alrededor del millón y medio de euros. Al alero argentino le hubiera gustado haber sellado este curso, incluso el pasado, un nuevo contrato más acorde a su rendimiento y potencial.

El fichaje del base exazulgrana Thomas Heurtel (32 años en abril) está cerrado para la próxima campaña, según confirman a AS fuentes conocedoras de la operación. Deben llegar al menos dos o tres fichajes más. Un tirador, otro base o base-escolta y un pívot. Sergio Llull, por su parte, y a pesar de que oficialmente acaba contrato en junio, tiene un compromiso que se alarga más allá de este verano. De una u otra forma, su continuidad es obligada. Del resto de la plantilla, Rudy, Causeur, Taylor y Thompkins firmaron en su día hasta 2022; Randolph, hasta 2023 y Tavares, 2024.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: