La música de la Champions vuelve a nuestros oídos

la-musica-de-la-champions-vuelve-a-nuestros-oidos

La Champions ya está aquí. La fase decisiva del torneo arranca con los octavos de final. Unos duelos marcados por la pandemia y en algunos casos en terrenos neutrales. El final del invierno y el inicio de la primavera siempre coinciden con el regreso de la mejor competición de clubes del mundo. El torneo de la música celestial, el que reúne a los mejores equipos y a los mejores jugadores, inicia su fase determinante con partidos de verdadera enjundia.

El Bayern defiende corona ante el resto de aspirantes. LaLiga llega a este tramo con todos sus representantes vivos. El Madrid se mide a la Atalanta con alguna duda, el Barça deberá enfrentarse con un PSG venido a menos, el Atlético se las verá con el Chelsea y el Sevilla con el Dortmund. Los equipos de la Premier quieren volver a dominar en el torneo y los italianos no renuncian a dar un paso al frente. La Champions en su más pura esencia. El torneo que tanto nos gusta..

Zidane pasa por uno de sus peores momentos como entrenador del Real Madrid, sino el peor, desde que entrena al equipo blanco en cualquiera de sus dos etapas. Eliminado por un Segunda B en la Copa y casi sin opciones de hacerle cosquillas al Atlético en LaLiga, el francés se aferra a la Champions para salvar una temporada que de momento es para olvidar. Y se agarra a ella con su arsenal al mínimo. La plantilla del Madrid está muy castigada por las lesiones y deberá enfrentarse a la Atalanta, uno de los equipos más ofensivos del mundo, sin Ramos, Hazard ni Rodrygo, descartados para la ida, y con Carvajal y Valverde entre algodones. Sin duda, la baja del capitán es la más notoria. El Madrid siempre ha sufrido en Champions cuando él no ha estado. No hay más que ver lo que ocurrió los dos últimos años ante Ajax y City. Delante tendrá a una Atalanta que tiene muy bien asimilado unos mecanismos de juego que le permite encontrar muchas opciones para notar con facilidad y que apenas ha notado lo más mínimo la marcha de su estrella Papu Gómez al Sevilla.

La estrella del Real Madrid: Benzema

Sin Ramos ni Hazard, el francés debe asumir las riendas del equipo, tanto las de líder, como las de de ser casi la única bandera ofensiva de un equipo al que le cuesta marcar. Sin duda, es el jugador más determinante del Madrid en los últimos años, no sólo por sus goles (esta temporada suma 15) sino por la manera en la que hace jugar a sus compañeros.

La estrella del Atalanta: Ilicic

Después del encontronazo entre Papu Gómez y Gasperini, que terminó con la marcha del argentino al Sevilla, Josip Ilicic se ha convertido en el hombre franquicia de la Atalanta. El esloveno forma una gran pareja junto a Duvan Zapata, que a pesar de llevar más goles, no es tan influyente en el resto de las facetas del juego como su compañero de delantera, que además de anotar cinco dianas este curso ha repartido siete asistencias.

Koeman parece haber reconducido últimamente al Barça, aunque a nadie se le olvidan los enormes problemas estructurales que ha tenido para darle una identidad al equipo. Es más, esta eliminatoria ante el PSG deberá fue posible y deberá dirimirse en París porque los culés cedieron la primera plaza del grupo ante la Juventus en el Camp Nou cuando les valía el empate. El Barça ha sabido crecer en torno a Messi después de aquello. Jugadores como De Jong, Pedri, Griezmann o Dembélé dieron un considerable paso al frente, lo que permitió también mejorar al propio Messi. Aún así, los problemas defensivos y la duda de Araújo, estrella improvisada de la zaga, le suponen un problema. Enfrente el PSG que aspira con más fuerza que nunca a la Champions, con Neymar atado para los próximos años y Mbappé lanzando al aire el deseo de que quiere quedarse. Todo parece un remanso de paz desde que llegó Pochettino en lugar de Tuchel. El argentino ha dado con la tecla y el 4-2-3-1, con Verratti de mediapunta, potencia a todas sus estrellas, aunque Di María está tocado. Ahora o nunca para los parisinos…

La estrella del Barcelona: Messi

Le costó mucho estar en los números suyos históricos, pero poco a poco va cogiendo color su temporada con actuaciones importantes y un buen número de goles y asistencias. Tiene una espina clavada con la Champions, después del funesto final de la temporada anterior con el Bayern que derivó en su intento de salida del club. Con la finalización de contrato a la vuelta de la esquina, su opción de salir por la puerta grande pasa por ganar la Champions, algo que en los últimos años se le resistió.

La estrella del PSG: Mbappé

Quizá más líder en el campo Neymar, pero quien de verdad decide los partidos dentro del área es Mbappé. Interesantísimas cifras goleadoras una temporadas más, y eso que comenzó con dudas y ciertos problemas para ver portería. Con Pochettino arranca desde la izquierda, pero tiene mucha libertad para jugar por dentro. Incluso en muchas fases de los partidos su rol es de delantero junto a Icardi en un 4-4-2. Un prodigio físico imparable en carrera y dentro del área.

Saltó por los aires el millonario proyecto del Chelsea cuando Frank Lampard fue despedido. Los fichajes de renombre no daban la talla y el vestuario parecía perdido por parte del mítico exjugador. Abramovich optó entonces por Tuchel, que había quedado libre al ser despedido igualmente del PSG. Con el técnico alemán vuelve a verse un Chelsea potable, entre otras cosas porque ha variado el sistema hacia uno con tres centrales y ha recuperado a jugadores que parecían perdidos como Marcos Alonso. El Atlético, por su parte, domina la Liga y se ve con opciones de dar el salto definitivo también en la Champions. La llegada de Luis Suárez le impulsa a eso. También es cierto que la plaga de casos de Covid le ha asolado últimamente y que por razones sanitarias el partido de ida será en Bucarest y no en el Wanda. Pierde por lo tanto la localía, aunque fuera a puerta cerrada. Cuestiones que pueden marcar una eliminatoria pareja.

La estrella del Atlético: Luis Suárez

La gran baza del Atlético esta temporada pasa por él. Pese a que físicamente ya no es el que era, mantiene un olfato goleador que le convierte en un delantero infalible. Su reto está en trasladar su capacidad goleadora en las ligas domésticas a la Champions, algo que le costó mucho cuando era jugador del Barcelona. Un depredador del área, siempre colocado en el lugar idóneo en el momento adecuado.

La estrella del Chelsea: Werner

Le está costando encontrar su lugar en el Chelsea, aunque con Tuchel, que le conoce bien, tiene un grado de confianza mayor que el que tenía con Lampard. Puede partir desde una banda como falso extremo para llegar al área, o directamente ser la referencia del equipo. En cualquier caso, la afición del Chelsea espera un poco más de un jugador que fue fichado a bombo y platillo en verano.

Cuando el en sorteo del pasado 14 de diciembre al Sevilla le tocó el Dortmund, la mayoría de sevillistas respiraron al haber evitado a los grandes cocos. Es evidente que el equipo de Hitz es más vulnerable que el Liverpool, el Bayern o el City, por ejemplo, pero cuenta con un arma a la que todos ellos temen y a la vez desean: Haaland. Para parar al noruego, que está batiendo todos los registros de precocidad goleadora en la Champions, los de Lopetegui deberán de ser un equipo solidario, independientemente de que esperen que Koundé y Diego Carlos hagan bien su trabajo. Lo conseguirán si logran cortar las rápidas transiciones del equipo de Terzic y aprovechar la facilidad que tiene el Sevilla para atacar los espacios y hacer daño al conjunto borusser. Una lástima la lesión de Ocampos, que podría haber brillado en una eliminatoria en el que se exige a la vez agresividad, velocidad y talento. Aun así, el momento de forma de jugadores como Jordan, En Nesyri, Bono o Navas hacen que el Sevilla, a pesar de haber comenzado la temporada con algunos altibajos, parta como ligero favorito.

La estrella del Sevilla: Koundé

No es descabellado decir que Koundé es a día de hoy el mejor central de LaLiga. Desde luego, está entre los tres mejores. El central francés se ha destapado como un jugador duro, solvente, rápido, preciso, que va bien por arriba y que además, sae corregir los errores de sus compañeros. Hace con Diego Carlos una de las mejores duplas defensivas de Europa. Al Sevilla le va a costar mucho retenerlo el próximo verano.

La estrella del Dortmund: Haaland

Se ha escrito tanto de Haaland en tan poco tiempo que es difícil decir algo diferente y original. Lo mejor para entender el fenómeno que ha producido desde su eclosión es desglosar sus cifras en Champions: con 20 años ha marcado 16 goles en los 12 partidos que ha jugado en la Champions. En la Bundesliga, sus números también son temibles: 27 goles en 30 partidos. Si Haaland está fino, el Sevilla va a tener muchas dificultades para estar en cuartos.

A pesar de que la Juventus de Pirlo es la peor de la Serie A en los últimos años, la vecchia signora no debería tener muchos problemas para eliminar a un Oporto que también está en horas bajas. Los portugueses perdieron a sus dos mejores jugadores (Telles y Danilo) el último día del mercado de verano y cuatro meses después, no se han repuesto de sus bajas. Pepe es, a sus 37 años, el líder jerárquico de un equipo al que le está costando seguir el ritmo del Sporting CP en la Liga NOS. Por contra, la Juventus, a pesar de sus vaivenes en la liga italiana, parece estar reencontrándose a sí misma en las últimas semanas con un Cristiano que acaba de cumplir 36 años pero que sigue igual de letal que siempre. Aun así, aunque la Juve sea clara favorita, no debe fiarse. El exceso de confianza ya le pasó factura la temporada pasada ante un Lyon que también llegaba a octavos en horas bajas y terminó eliminando a los italianos.

La estrella del Juventus: Cristiano

Acaba de cumplir 36 años pero sigue en plenitud futbolística. Sus números así lo indican: lleva 23 goles en 24 partidos esta temporada. A pesar de no haber pisado siquiera las semifinales en los dos últimos años, el portugués ha sido el mejor jugador de la Juventus en la fase de eliminatoria de las dos últimas Champions marcando goles en todos los cruces (Atlético, Ajax y Lyon). Se mueve como pez en el agua en esta competición. Que tiemble la defensa del Oporto.

La estrella del Oporto: Pepe

Otro veterano por el que parece no pasar el tiempo. A sus 37 años, Pepe es el jefe absoluto del vestuario, en mandamás de la defensa de un equipo que se siente más cómodo sin el balón que con él. Hay otros jugadores de más talento como Corona, Uribe y Oliveira, pero ninguno tiene la capacidad de liderazgo del exmadridista ni se hacen notar tanto cuando falta. Eso sí, cada vez le cuesta más tener continuidad por las innumerables lesiones.

Suena casi a lo mismo que anteriores temporadas, con un City lanzado a estas alturas pero siempre con dudas cuando llega el momento mollar de la temporada en la Champions. Así vuelve a entrar en la ronda clave de eliminatorias, dominador absoluto en la Premier con una racha increíble de victorias y un estilo de juego que va más allá de los futbolistas con los que cuenta. Es más, el equipo es punzante como pocas veces antes y eso que Agüero, su goleador, está lesionado. Pero gente como Ferran o Foden, jóvenes irreverentes, han dado un paso al frente y el equipo ha crecido mucho, especialmente también por su nueva faceta de equipo rocoso en defensa. En este apartado hay que destacar la figura de Rúben Dias. El central portugués le ha dado un empaque a la zaga de la que carecía y ha hecho mucho mejor a su compañero de baile, John Stones. Eso sí, se miden a un Gladbach que es tremendamente peligroso al contragolpe. Esa es la mayor virtud del técnico Marco Rose, que ha encontrado en Embolo, Plea o Thuram verdaderas flechas para atacar los espacios. Precisamente ahi, en sorprender a la contra, residen las mínimas opciones de los alemanes.

La estrella del Gladbach: Plea

Tanto él como Thuram hicieron una temporada extraordinaria el pasado curso, muy rápido y verticales, siempre complicando la vida a las defensas contrarias. Tras unas campañas magníficas en Francia, el Gladbach hizo un fuerte desembolso económico por contar con él y poco a poco ha ido ganando peso en la plantilla y en el equipo. Es potente y veloz, pero además tiene un punto de pausa muy necesario dentro del área que le hace ser muy eficaz de cara a puerta, bien como extremo o como nueve.

La estrella del City: De Bruyne

Un verdadero artista, las lesiones le han ido complicando la vida últimamente, pero la realidad es que ha conseguido, de la mano de Guardiola, convertirse en uno de los mejores centrocampistas del mundo. Facilidad asombrosa para el último pase y para generar acciones de ataque, ha ganado mucho en los últimos años en lo que a conceptos tácticos y de esfuerzos colectivos se refiere. Un fenomenal futbolista que es la guinda ideal para un fenomenal equipo.

Klopp tendrá que viajar hasta Budapest, donde se jugará el partido de ida entre Leipzig y Liverpool, en vez de regresar a su Alemania natal para batirse con su alumno más aventajado: Nagelsmann. El jovencísimo técnico del RB (33 años), declarado admirador del entrenador del Liverpool, desafiará a su compatriota en el que se prevé como uno de los grandes duelos en los banquillos de los últimos años. Ambos entienden el fútbol de forma parecida: presión adelantada, verticalidad y velocidad son los tres pilares en los que cimentan el juego de sus equipos. Por jugadores e historia, el Liverpool es favorito, pero los reds ya evidenciaron la temporada pasada ante el Atlético que ese rol no es suficiente para sobrepasar a un equipo de menos nombres pero bien entrenado. Los de Anfield todavía deben acabar con la inestabilidad defensiva que provocó la lesión de Van Dijk en octubre y por la que han sufrido en algunos tramos de la temporada. Por esa rendija residen las aspiraciones de un Leipzig que ya ha eliminado al United y que pisó las semifinales de Champions la temporada pasada.

La estrella del Liverpool: Salah

Otro año más, el egipcio es el gran referente ofensivo del Liverpool. A pesar de haber sufrido un bache en enero (al igual que todo el equipo), en las últimas jornadas Salah ha recuperado su mejor nivel y ya suma 22 goles en 31 partidos esta temporada. Su entendimiento con Firmino y Mané, clave en los éxitos del conjunto de Anfield en los últimos años.

La estrella del Leipzig: Dani Olmo

En un equipo muy coral en el que brillan Upamecano, Poulsen y Angeliño, por poner algunos ejemplos, Dani Olmo da al Leipzig ese toque de distinción y magia que sólo pueden aportar los jugadores más brillantes y talentosos. El español es el gran motor del juego ofensivo del Leipzig y suma ocho asistencias y tres goles en lo que va de curso. Su conexión en la izquierda con Angeliño es una de las más destacadas de Europa.

El Bayern llega a los cruces de la Champions después haber ganado el Mundial de Clubes, su sexto título de 2020 aunque el torneo se haya jugado en 2021. Un éxito al alcance tan sólo del Barça de Guardiola, lo que habla bien a las claras de lo que ha conseguido este equipo. Flick resucitó a un equipo que estaba muerto después de la destitución de Kovac y la respuesta fue inmediata. Seis títulos y un estilo de juego agresivo y arrollador que no encuentra oposición. Mantener ese listón es ahora el reto para un Bayern que ha dado muestras de pereza esta temporada, aunque los resuelve con un Lewandowski imparable. Los alemanes son muy favoritos ante una Lazio irregular, pero en auge en este punto del campeonato. Los problemas entre directiva y Luis Alberto se solucionaron y por ahí sigue Immobile para marcar cuantas oportunidades le aparezcan. Aún así, eliminar al todopoderoso Bayern parece una proeza al alcance de muy pocos.

La estrella del Lazio: Luis Alberto

Nunca lo suficientemente valorado en España, ha sido en Italia donde ha encontrado un reconocimiento muy merecido siendo el lider futbolístico de la Lazio. No solo aporta genialidad y clase con la pelota, sino que además se ha erigido en el lider del equipo por su carácter y su ascendencia sobre el resto de jugadores. Un referente como hacía tiempo que no tenía el conjunto laziale.

La estrella del Bayern: Lewandowski

Viene de una osada temporada en la que conquistó el The Best y fue el máximo goleador de la Champions y de la Bundesliga. Parecía imposible mejorar esos registros, pero sus números esta temporada son incluso que mejores que en la anterior. No hay defensa en Alemania que le pare y muy pocas en Europa también. Domina él área como muy pocos delanteros en el mundo, pero además sabe jugar fuera. La guinda goleadora para una Bayern colosal.

¿Qué club domina el palmarés?

El Madrid es el dueño claro del palmarés de la Champions. Cuenta con 13 títulos, cuatro de ellos en la última década, y es seguido en la clasificación por el Milan, que tiene 7. Liverpool y Bayern, con 6, son terceros. De los equipos que siguen en competición y que pueden arañarle un título al Madrid destaca el Barcelona, que tiene cinco Champions.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: