Campazzo titular y Jokic sublime, pero los Nuggets caen en Boston

campazzo-titular-y-jokic-sublime,-pero-los-nuggets-caen-en-boston

Duelo de circunstancias en Boston. Los Celtics todavía están cogiendo el ritmo tras pasar una etapa dura con el coronavirus y los Nuggets volvieron a sumar bajas a las que ya tenían. Ojeleye sigue acumulando minutos por una parte y Campazzo suma esfuerzos en la otra. Para el base argentino ésta era su primera titularidad en la NBA y la aprovechó jugando 40 minutos, firmando 15 puntos y 8 asistencias y elevando el nivel ante Kemba Walker. Mike Malone tuvo que sumar a las de Harris y Dozier, los dos escoltas de referencia, la baja de Morris por un problema en el hombro (y las de Barton y Millsap en otros puestos), por lo que acudió a Facu para que hiciera las veces de acompañante de Jamal Murray. Otro sueño para Campazzo y nada menos que hecho realidad en el Garden, uno de los pabellones con más mística. La victoria, sin embargo, se quedó en casa: 112-99

El encuentro se convirtió en un fuego cruzado desde el primer cuarto entre Jokic y los otros. El serbio se fue hasta los 43 puntos. Cierto es que el sobreesfuerzo se entendía, pero su entrenador acabó la noche criticando a los compañeros de Nikola: «Jamal Murray no puede tener nueve pérdidas en un partido fuera de casa y siendo nuestro base titular» o «Michael Porter rebotea el balón pero lleva cinco, seis o siete partidos en los que no mete los tiros» fueron algunos de los ejemplos para señalar que «necesitamos que algunos den un paso adelante»

Los verdes no jugaron su mejor partido ni de lejos, pero fueron listos. Aprovecharon los huecos que les dejaron los Nuggets para colarse y sumar. Oportunismo, pero del bueno. Jaylen Brown (27 puntos) fue la luz en un panorama tenebroso, con Tatum y Walker sumando pero también errando en demasía: 12 de sus 16 triples no entraron. La diferencia de entre 10 y 12 tantos se mantuvo hasta el final sin que el equipo visitante se viera en disposición de cambiar la tendencia para apretar más el marcador. Los Celtics recobran así un balance positivo: 14-13

Los primeros minutos dieron una medida de cómo iba a ser el partido: Jokic contra el resto. Empezó anotando más él que todos sus rivales juntos, aunque duró poco tal estado. El pívot balcánico bailó a Tristan Thompson y luego a Robert Williams, los dos que le defendieron, pero en su primer ausencia para tomar aire llegó otra medición: salió de la cancha y Williams III fue como una centella hacia el aro en dos acciones casi seguidas; volvió a la cancha y Williams III recibió un triple en la cara con su firma fresca. Los Nuggets no podían vivir sin Jokic y lo pagaron todo el partido. Murray trató de acompañarle desde el principio, acertando con dos tiros lejanos en el primer periodo, pero luego llegarían las pérdidas que le acercaron a un doble-doble de los que da repelús. Sólo un triple de Aaron Nesmith dejó arriba a los locales tras el primer corte, pero en la segunda manga la brecha se fue abriendo un poco más. 

Campazzo pudo, pese a ser el escolta, manejar a su estilo. Tuvo tiempo de sobra, fue el que más jugó de todos los alineados. Con los Nuggets ya pasándolo mal antes del descanso, estando doce abajo, se vio que su capacidad de decisión va en aumento con el paso de las semanas. Cinco puntos seguidos, sumados a un pase a Jokic y a un triple de Murray, redujeron la desventaja antes del gran parón. 

A mitad del tercer cuarto estaba al rojo vivo la conexión entre Campazzo y Jokic, con los Celtics con la lengua fuera al no poder seguirles el ritmo. Ahí se llegó incluso al empate. Estaban compenetrados y el acierto de Murray en los tiros ponía la guinda. Pero ése fue el punto álgido, el de más temperatura. Los locales empezaron a echar cubos de agua y luego ya no quedaron ni las brasas. La defensa se empezó a abrir y a adolecer de falta de comunicación. Brown cogió el testigo de Jokic, que también paró su alta producción, y Boston se plantó en los diez a favor en cuatro minutos, ya con el último periodo iniciado. Los buenos esfuerzos de Facu en las dos áreas no resultaron suficientes para revivir a su equipo, que cayó sin poder acercarse más al rival.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: