Los Lakers achican agua sin Davis para vencer a los Timberwolves

los-lakers-achican-agua-sin-davis-para-vencer-a-los-timberwolves

Primer partido desde el mazazo de verse sin Davis para unas cuantas semanas por una lesión en la pierna que preocupa por su delicadeza. Los Lakers son los campeones actuales y tienen que exhibir los recursos que les han hecho merecer tal título y así lo hicieron en Minnesota ante unos Timberwolves que tienen todavía más lágrimas que echar. El número uno del Draft de 2020, Anthony Edwards, se tuvo que echar a la espalda a su equipo ante el mismísimo LeBron James para intentar pelear el encuentro, pero el viejo aleccionó al joven. 

Los Wolves se han quedado también sin D’Angelo Russell para, al menos, un mes y medio. Con Towns cogiendo ritmo, encomendarse a cualquier santo era lo mínimo que se podía hacer al ver llegar a los Lakers al pabellón. Los californianos controlaron bien el encuentro y se llevaron la victoria por 104-112

No fue Kuzma, más apocado de lo normal en él, el que aprovechó la titularidad para arrasar. Tuvieron que ser Gasol y Harrell por dentro y LeBron en la tarea de referencia absoluta en ataque los que cubrieron el hueco que ha dejado Davis. Mención especial también a la aportación de Schröder, fallón en último encuentro y que esta noche hizo daño yendo hacia arriba y supo frenar a Ricky Rubio yendo hacia abajo. El novato Edwards batió su mejor marca y continúa sus progresos. 

Ricky empezó con un triple, el único convertido por él en esta cita. Su rival alemán repartió posesiones con LeBron en el inicio del partido y con ello empezó el toma y daca. Era Edwards el que aglutinaba todo el balón en el equipo local, con la clara consigna en mente de ir hacia el aro como un puñal, algo que está dejando claro que sabe hacer muy bien. Las metía. Schröder también estaba en su salsa. LeBron, machacando. Las defensas no estaban jugando ningún papel en los primeros minutos, elevándose el nivel con el paso del tiempo. 

Towns fue el que cogió el testigo en el segundo periodo. Con él anotando la ventaja subió para su equipo. Con Marc Gasol descansando, algo que no es casualidad, el jugador de origen dominicano se adueño de la zona e hinchó sus números y los de su franquicia. Ocho tuvieron a falta de cuatro minutos para el descanso. Vuelta de Marc Gasol y remontada: a los vestuarios se fueron con los visitantes ya por encima. 

Minnesota dejó claro que no se iba a rendir. No tienen nada que perder. Un par de triples de Edwards y Beasley les pusieron de nuevo en órbita a mitad el tercer cuarto y también gracias a la dirección que firmaba Rubio. Tuvo que ser ya con el final del partido tocando a la puerta cuando Morris y LeBron conectaron tiros para contrarrestar los triples que seguían cayéndoles por el otro lado y Harrell se excitó todavía más de lo normal. Arreón para colocar a los angelinos con una ventaja ya sustancial a falta de medio cuarto. Ahí es donde se vio dubitativos a los locales. Sería Marc, con un triple esquinado, el que pondría la puntilla.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: