El Espanyol atisba el valle

el-espanyol-atisba-el-valle

El Espanyol vivió la tarde del domingo pendiente del partido estrella de LaLiga SmartBank, el Mallorca-Almería que debía marcar la zona de ascenso en la jornada 26 del campeonato. La victoria balear evita que los blanquiazules recuperen el liderato cuatro semanas después de perderlo, cuando atravesaron la peor racha de la temporada. Una cuesta que culminaron ante el Sabadell con sufrimiento, sudando la gota gorda, pero que les mantiene en ascenso directo a tres puntos de sus rivales y con un valle por delante.

El Espanyol atraviesa ahora un tramo del calendario que en la primera vuelta fue llano, con cinco  victorias en cinco encuentros. Una travesía clave en un momento crucial del curso, en el que se empiezan a perfilarse las posiciones de ascenso en las que, por el momento, Mallorca, Espanyol, Almería, Leganés y el propio Sporting (rival del domingo) pelean por esas dos plazas de ascenso directo. Y con ese hueso, al que ganaron por 2-0 en la primera vuelta, comenzarán los blanquiazules el próximo domingo.

Después, recibirán al Oviedo, al que también ganaron por 0-2, idéntico resultado consiguieron ante el Mirandés (2-0) y Castellón (2-0). Y entre medio recibirán al Logroñés, al que golearon por 0-3. Hasta aquí cierra el equipo un ciclo de cinco partidos que pueden devolverle la primera posición de LaLiga SmartBank y que pueden dejar encarrilado el ascenso a falta de decidirlo todo en las últimas once jornadas del campeonato, las que restarán para el final.

Un patrón instaurado de mucho riesgo

Pero al margen de los precedentes y los resultados, el Espanyol sigue mostrando más debilidades defensivas que al comienzo del curso y más problemas ante rivales que deciden defender en campo propio, como lo que se encontraron los blanquiazules en estos encuentros venideros. El Sabadell, sin ir más lejos, logró anotar un tanto (anulado por fuera de juego) y dispuso de cinco remates a portería, uno más que los pericos. También controlaron un 5% más el balón, síntoma de que los blanquiazules no estuvieron cómodos y tuvieron que defender más el resultado.

Después de 26 jornadas, el Espanyol sigue instaurado en el mismón patrón de partido, sin conseguir «matarlos», como aseguró su entrenador en distintas conferencias de prensa. Un riesgo que corren los blanquiazules justo en un momento determinante, cuando atisban un valle que les puede conducir a Primera si repiten lo que hicieron en la primera vuelta.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: