McLaren no esconde la ‘Cara B’ de cambiar al motor Mercedes

mclaren-no-esconde-la-‘cara-b’-de-cambiar-al-motor-mercedes

Cuando McLaren y Honda no se podían ni ver pero tenían que correr juntos, al entonces jefe Éric Boullier se le escapó alguna vez aquello de «con un motor Mercedes estaríamos ganando carreras». Luego supieron que no, que su chasis era defectuoso, de hecho en 2018 sus ingenieros lo pasaron mal para adaptar en tiempo récord la unidad de potencia de Renault. Ahora, en 2021, por fin sabrán de qué son capaces con el propulsor de Mercedes.

El año pasado, con Sainz y Norris, fueron terceros en el campeonato de constructores, aunque muy lejos de Mercedes y Red Bull y con menos podios que Racing Point, Renault o incluso Ferrari. El McLaren sobrevivió porque fue regular, aun cuando las mejoras aerodinámicas no acompañaron. El trabajo durante el invierno se ha centrado en adaptar el nuevo motor efectuando las alteraciones imprescindibles en el chasis, que debe ser idéntico al de 2020.

Seidl: «No hay atajos»

Aunque el cambio promete, puede sentar mal al principio. Andreas Seidl, team principal de McLaren F1, subraya: «Somos conscientes del desafío con test limitados y tan retrasados. Puede haber problemas en los test, pero tenemos experiencia a la hora de cambiar unidades de potencia recientemente y Mercedes también. El proceso no se puede acortar, no hay atajos».

Para James Key, director técnico de la escudería de Woking, “el equipo está familiarizado con Mercedes y también sucede al revés». Recuerda cuando, entre 1995 y 2014, McLaren era el equipo oficial del fabricante alemán. Sumaron juntos dos títulos con Mika Hakkinen y 78 victorias en 351 carreras. Más que con ningún otro suministrador.

Una arquitectura que da «puntos extra»

En clave técnica, el proceso de adaptación ha sido interesante para Key: «Hubo que cambiar el chasis, era obligado con un motor nuevo, y el sistema eléctrico o el sistema de refrigeración. Siempre sin afectar las piezas homologadas de 2020, aunque si hubiéramos tenido libertad tampoco habría variado mucho el resultado. En la instalación hay pros y contras en función de la arquitectura del motor y los cambios son significativos. La instalación del motor Mercedes es extremadamente ajustada y eso te da puntos extra, aunque genera exigencias en otras áreas».

A la vista: el MCL35M tiene laterales más estrechos y refinados que su predecesor, pero también con una tapa del motor muy abultada, una joroba. Por el paddock siempre se dijo que sobraban tantos caballos en Mercedes que podían presentar un coche poco eficiente sin que la velocidad punta se viera afectada. Quizás Zak Brown, CEO de McLaren Racing, lo escuchó también: «Todo lo que oigo sobre el motor Mercedes es positivo». Aunque es un arma de doble filo: si McLaren no progresa en 2021 con Ricciardo y Lando (que estrenaron el coche el pasado martes en Silverstone), nadie podrá señalar al motor.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: