LeBron, 36 años y 38 minutos por noche: «No creo en el descanso»

lebron,-36-anos-y-38-minutos-por-noche:-«no-creo-en-el-descanso»

La crisis de los Lakers aumenta a un ritmo directamente proporcional al cansancio de LeBron James. Los angelinos han sumado su tercera derrota consecutiva y la cuarta en los últimos cinco partidos, una racha que ha llegado tras otra de siete victorias seguidas. ¿La diferencia? Que, sin Anthony Davis primero y Dennis Schröder después, las cosas han dejado de funcionar como a inicios de curso, cuando eran los máximos favoritos y conseguían sumar sin demasiadas complicaciones ante rivales de mayor o menor entidad. Lejos quedan aquellos tiempos, que tuvieron lugar hace apenas unos meses; ahora, los de púrpura y oro no van primeros del Oeste, sino terceros, y tienen más cerca al cuarto, los Suns (a una victoria) que a unos Jazz que están absolutamente intratables y manejan con puño de hierro la competición norteamericana y no se asustan ante lo que se les viene encima. Los Clippers van segundos con un 22-10 que es idéntico al récord de los Lakers, pero la dinámica ascendente y las buenas sensaciones de los primeros contrastan con el equipo de Frank Vogel, que se hunde paulatinamente en un pozo sin fondo mientras mira con dudas al futuro más inmediato.

La ausencia de Davis (y de Schröder) ha provocado que se reajusten los roles del equipo, y aquí el peso ha caído sobre LeBron. Durante el primer mes y medio de la temporada, cuando las victorias angelinas se sucedían sin oposición, Frank Vogel supo gestionar perfectamente los minutos de una estrella de 36 años que lleva 18 temporadas al máximo nivel y que, además, llegaba del verano más corto de la historia y regresaba a la actividad de mala gana (él siempre fue partidario de volver en enero) pero, como siempre, con intención de jugarlo todo. Esto ha cambiado con las lesiones de sus compañeros, y LeBron ha pasado de disputar 33 minutos por noche (en el puesto 43 de la Liga) a 38,3 en los últimos 11 partidos, en el primer puesto. En esa racha, ha superado los 35 minutos en todos los partidos menos en tres, ha disputado un total de cuatro prórrogas y ha estado en pista 40 o más minutos hasta en cuatro ocasiones, contando la del último partido (con derrota, otra vez), ante los Wizards.

Precisamente en este último choque se ha visto perfectamente la fatiga que tiene encima El Rey. Acabó, aparentemente, con buenos números (31 puntos, 9 rebotes y 13 asistencias), pero apenas descansó un minuto entre el último cuarto y la prórroga, en los que sumó 13 tantos, pero con 6 de 13 en tiros de campo, 0 de 4 en triples y 4 pérdidas (para un total de 8). Además de un fallo en un tiro libre a poco más de 9 segundos para la conclusión del tiempo reglamentario, un lanzamiento que habría dado ventaja a los Lakers y por el que se ha disculpado en rueda de prensa. Eso sí, lo de LeBron es sólo un síntoma, ya que las cosas han dejado de funcionar para los angelinos: con las piernas más cansadas, se anotan menos tiros, incluidos los triples liberados que sí entraban a inicio de curso. El esfuerzo defensivo es menor y los puntos recibidos mayores, mientras que la sensación de fatiga aumenta mientras el All Star se acerca, algo a lo que los Lakers miran con cierto deseo, principalmente por las ganas de tomar un pequeño descanso.

LeBron, eso sí, ha negado que necesite descansar: «Creo que toda esta narrativa de ‘LeBron necesita más descanso’ se ha vuelto mucho más grande de lo que realmente es. Nunca he hablado de eso, no hablo de eso, no creo en eso. Todos necesitamos más descanso, mierda. Este es un cambio rápido con respecto a la temporada pasada, y todos lo deseamos. Podría descansar más. Pero estoy aquí para trabajar, estoy aquí para estar disponible para mis compañeros«, ha asegurado El Rey, que ha asegurado que no es lo mismo estar lesionado, algo que le haría replantearse sus minutos, que encontrarse bien de salud. Una idea que, por cierto, ha apoyado Frank Vogel, que asegura que es algo que habla con el jugador constantemente y que se dedicirá «partido a partido«. «Es un caballo de batalla. Está haciendo todo lo que puede por nosotros«, ha dicho su entrenador.

No es la primera vez que surge esta pregunta en torno a la figura de James. La estrella ha ido cumpliendo años como si el tiempo no pasara por él y sigue haciendo números para la historia con un descanso muy parecido al de otras estrellas más j´venes. La polémica se desató el año pasado con la idea del load managment, prácticamente apadrinada por Kawhi Leonard y que ha sido modificada en la presente campaña. En la pasada, LeBron salió como ganador moral del debate, mientras que su rival se quedó en semifinales, en parte por la falta de química mostrada con sus compañeros, algo que pudo ser consecuencia de los repetidos descansos. De una forma u otra, parece que LeBron sigue empeñado en jugar mientras esté sano. Y los Lakers, sumidos ahora en tinieblas, siguen siendo los vigentes campeones. Cuando se puede ganar, hay que aprovechar la oportunidad… que luego nunca se sabe cómo van a ir las cosas. Y LeBron, curtido en mil batallas, es consciente de ello.

Continuar Leyendo en As.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: